Ripple (XRP) supera a Ethereum como segunda criptomoneda

6 15.01.2019

El mes de noviembre de 2018 será seguramente recordado en el mercado de las criptomonedas como el momento en el que XRP, la moneda que apoya Ripple, superó en capitalización a Ethereum.

Esto había ocurrido alguna vez en el pasado, pero todo parece indicar que, en esta ocasión, XRP se ha consolidado como la segunda criptomoneda de referencia en cuanto a tamaño de mercado.

Esto ha sucedido durante un mes de noviembre particularmente negativo para la cotización de las criptomonedas. Sin embargo, el precio de XRP ha conseguido salir bastante bien parado ya que, a lo largo del mes de noviembre, su precio no ha sufrido una caída tan severa como el resto de las principales criptomonedas.

De acuerdo con la información aportada por coinmarketcap:

  • El 1 de noviembre el precio de un Bitcoin era de $6.377,78 USD. El 30 de noviembre la cotización del Bitcoin ha caído hasta $4.017,27 USD. Esta variación supone una caída en el precio del 37%.
  • El 1 de noviembre un Ethereum se cotizaba a $198,87 USD. Un mes después el precio de Ethereum supera ligeramente los $100 USD. En concreto, un Ethereum cotiza a fecha de 30 de noviembre a $108,34 USD. Esta variación supone una caída en el precio del 43%.
  • El 1 de noviembre un XRP se cotizaba a $0,46 USD. El 30 de noviembre, el precio se sitúa en $0,36 USD. La variación de precio de XRP en el mes de noviembre ha supuesto una caída del 20%.

La menor caída en el precio de XRP (20%) frente a Bitcoin y frente a Ethereum (37% y 43% respectivamente) ha supuesto que el tamaño de mercado de XRP superara con claridad la capitalización de la moneda creada por Vitalik Buterin:

  • A fecha 30 de noviembre el tamaño de mercado o market cap de XRP ascendía a 14.617 millones de dólares.
  • A fecha 30 de noviembre el tamaño de mercado de Ethereum se situaba en 11.716 millones de dólares.

En el siguiente gráfico se puede ver cómo se ha producido este importante cambio en el mercado de las criptomonedas.

El gráfico se ha obtenido de la web de coinmarketcap y en él se puede ver cómo el pasado 15 de noviembre la capitalización de XRP superó a la Ethereum. También se puede apreciar como desde esa fecha se ha consolidado la brecha entre ambas capitalizaciones. Esto confirma lo que indicábamos al comienzo de esta entrada, en el sentido de que esta vez sí que XRP se ha instalado en la segunda posición del ranking de criptomonedas.

¿Cuáles son las diferencias entre Ethereum y XRP?

Tanto Ethereum como XRP son dos criptomonedas que se han desarrollado en base a la tecnología blockchain.

Sin embargo, ambas monedas presentan varias diferencias, tanto en su generación, características, como en su finalidad.

  • Para generar más monedad de Ethereum hay que recurrir a la minería. En cambio, XRP no puede ser minada: el número de XRP que existen es invariable y no puede cambiar.
  • Una transferencia con Ethereum tarda en validarse 2 minutos. La misma transacción con XRP puede realizarse en tan sólo 4 segundos.
  • XRP está diseñada para ser escalable, Ethereum, no.
  • La finalidad de XRP es clara: hacer más eficientes los envíos de dinero internacionales. Para dar forma a esa finalidad hay una empresa, Ripple, que está desarrollando soluciones tecnológicas específicas.
  • La finalidad de Etherum no está tan definida. Si bien nació con el objetivo de desarrollar los denominados contratos inteligentes, no existe una línea clara de trabajo, sino diferentes iniciativas que no terminan de encontrar una aplicación sólida a la criptomoneda.

¿Por qué es tan importante este paso para XRP?

A corto plazo, es indudable que para XRP consolidar la segunda plaza del ranking de criptomonedas supone un claro aumento de la visibilidad de la moneda.

El mensaje que se está transmitiendo al mercado es muy claro:

  • La adopción en aumento de XRP tiene ya su reflejo en la posición que ocupa la moneda frente al resto de activos digitales.

La segunda posición de XRP supone también el reconocimiento de otro tipo de criptomonedas en las que la minería ha quedado desterrada en detrimento de una búsqueda de una mayor eficiencia y escalabilidad. La escalabilidad y la adopción, a fin de cuentas, tienen que ir forzosamente de la mano.

Y, aunque parezca contradictorio, supone también la vuelta a la principal característica de las criptomonedas: la descentralización:

A pesar de que los críticos de XRP acusan a XRP de ser una moneda controlada por una empresa, lo cierto es que eso no es así. El registro de XRP opera en código abierto una red de servidores descentralizada de diferentes entidades. La empresa Ripple no puede controlar esta red.

En cambio, la minería de monedas de Bitcoin o Ethereum ha sufrido un proceso de consolidación y centralización a medida que aumentaban el número de monedas en circulación. El aumento de la complejidad para validar transacciones hace necesario tener acceso a energía cada vez más barata y a una mayor capacidad de proceso. En otras palabras, el concepto inicial de una red de mineros independientes ha evolucionado a verdaderas granjas de minería, con cientos de ordenadores ubicadas en países con energía muy barata, como China.

Todo esto lleva, de manera obligada a plantear la siguiente pregunta:

¿Arrebatará XRP la primera posición de domino a Bitcoin?

Si bien no es fácil responder, lo cierto es que cada vez son más los indicios que hacen pensar que el próximo año será el año en que se dirima esta cuestión. Para que XRP pueda medirse de igual a igual con el Bitcoin será necesario que se ocurra lo siguiente:

  • Que aumente el número de plataformas de intercambio (exchange) que usen XRP como moneda base en detrimento del Bitcoin.
  • Que se aclare las controversia sobre si XRP puede considerarse un valor, como los son las acciones de una empresa.
  • Que continúe aumentando la adopción de XRP por las entidades financieras.

Habrá que estar atentos a cómo se desarrollan estas cuestiones el próximo año que, como estamos viendo, promete ser de lo más interesante para el mercado de las criptomonedas.