Blockchain ¿Cómo Ripple consiguió superar a Bitcoin?

34 20.07.2018

Blockchain antes de Ripple

Los primeros pasos de Ripple no fueron sencillos. En sus comienzos Ripple tuvo los mismos problemas que cualquier start-up: limitaciones de presupuesto y un equipo de programadores pequeño pero, a cambio capaz de comprometer sus propios recursos económicos para materializar la idea en la que creían.

La idea con la que David Scwatz, Chirs Larsen y su equipo estaban comprometidos no era sino crear una tecnología que proporcionara una alternativa más eficiente a las transmisiones de dinero interfronterizas.

Para conseguirlo el punto de partida fue la tecnología blockchain en la que se basa Bitcoin.

Si nos estás familiarizado con el mundo de las criptomonedas, tendrás que saber que uno de los principales problemas en el funcionamiento de una criptomoneda es cómo evitar lo que se denomina el “doble-gasto” a la hora de validar las transacciones realizadas con dicha criptomoneda.

Una criptomoneda es una cadena de información dentro de base de datos, no es un elemento físico, por tanto el reto de estos nuevos medios de pago es precisamente garantizar que dicha cadena de información no se usa indebidamente.

Para conseguirlo, la irrupción de blockchain introdujo en el año 2009 con la criptomoneda Bitcoin un elemento completamente disruptivo:

La comprobación de la identidad de las transacciones se realizaba de una manera descentralizada gracias al trabajo de análisis criptográfico realizado en los nodos que forman dicha red y que tienen acceso a la base de datos de la criptomoneda.

En Bitcoin esta comprobación se denomina “proof-of-work”, o prueba de trabajo.

En el blockchain que utiliza Bitcoin la seguridad de las transacciones y la prevención del “doble-gasto” se consigue mediante un buen número de potentes ordenadores compitiendo entre sí para resolver problemas matemáticos criptográficos complejos. La resolución de estos problemas es lo que se denomina “minería de la criptomoneda” y, como recompensa por solucionarlo el “minero” de Bitcoins obtiene una recompensa precisamente en Bitcoins.

Este sistema presentaba estas limitaciones de cara al objetivo que tenían en mente los creadores de Ripple:

  • Por un lado, el “proof of work” demanda una importante cantidad de energía para realizar los cálculos con el consiguiente coste, coste que aumenta a medida que se ha extendido el uso de Bitocoin. El sistema no es, por tanto, escalable.
  • Por otro lado, a pesar de que las transacciones con Bitcoin mejoraban en velocidad a los sistemas tradicionales, el tiempo de procesado de Bitcoin (1 hora) era enorme para el objetivo que buscaba Ripple.

Warren Paul Anderson, Product Manager de Ripple XRP y antiguo desarrollador de productos para minería de Bitcoins resume perfectamente el problema:

You can choose two of three things when you create a blockchain technology: scalability, security, or decentralization.”

La traducción sería:

Cuando creas una tecnología en blockchain, puedes escoger dos de estas tres cosas: escalabilidad, seguridad o descentralización”.

La opción de Bitcoin fue seguridad y descentralización mientras que los creadores de Ripple apostaron por la seguridad y la escalabilidad.

La escalabilidad de Ripple está clara, en la medida en que es capaz de pasar de las 1.500 transacciones por segundo actuales a 50.000 transacciones por segundo, la misma cantidad que VISA.

Entonces, la pregunta que queda pendiente, es:

¿cómo resolvió el blockchain de Ripple la comprobación de la integridad de las transacciones?

La comprobación de consenso, Ripple sobrepasa a Bitcoin.

Para superar el problema de la comprobación del “doble-gasto” la revolución que introdujo Bitcoin fue el concepto de descentralización: un grupo de computadoras distribuidas decide colectivamente si un individuo se ha gastado antes el dinero o no.

Para ello lo hace acordando un historial de todas las transacciones hasta ese punto; desde el mismo origen del dinero hasta cómo se gasta cada unidad a lo largo de su historia. Esta historia se llama blockchain. La red Bitcoin valida cada paso de ese registro histórico (bloque) resolviendo problemas matemáticos complejos. Al ordenador que termina resolviendo el problema y envia el bloque con éxito se le recompensa con Bitcoins. Esto es el concepto de ‘minería’ para Bitcoins.

Dicho esto, es fácil intuir por qué cada vez es más costosa la minería de Bitcoins. Conforme aumenta la extensión de su uso los registros históricos (blockchains) de cada unidad son más largos, por lo que los problemas a resolver son más complejos y requieren más potencia de cálculo y, por tanto, más consumo de energía.

Pero Ripple XRP es diferente (aprenda que es Ripple). En lugar de disponer de muchos ordenadores compitiendo entre sí para resolver problemas complejos, pone la transacción a votación.

Es lo que se denomina algoritmo de consenso

Si suficientes validadores aceptan que la transacción es válida, queda  ingresada en el registro histórico o blockchain de una manera irrevocable.

Por este motivo, se ha comparado la diferencia entre los modelos de aprobación de una transferencia de Bitcoin y XRP como competencia versus cooperación, respectivamente.

Mientras que Bitcoin depende de la potencia informática para realizar la validación de su red, XRP se basa en el acuerdo de los validadores.

Una vez que la transferencia queda registrada, nunca se puede deshacer; este nuevo concepto de ‘liquidación final’ en XRP no existía en Bitcoin: en Bitcoin, aún es posible revertir una transacción en un bloque posterior.

La diferencia entre ambos sistemas es que mientras que en Bitcoin la comprobación de una transferencia puede llevar hasta una hora, en Ripple XRP se consigue en menos de cuatro segundos.

En la siguiente tabla se resumen las diferencias entre Bitcoin y Ripple:

Bitcoin Ripple
Seguridad Seguridad
Descentralización Escalabilidad
Comprobación transacciones: “proof of work” Comprobación transacciones: “algoritmo de consenso”
Velocidad de transacción:

1 hora

Velocidad de transacción:

Menos de 4 segundos

En 2012, tres años después de la irrupción del Bitcoin, Ripple revolucionó la aplicación de la tecnología blockchain, superando en prestaciones a la criptomoneda de referencia:

Ripple aportó un protocolo completamente escalable que proporcionaba seguridad y validación de transacciones sin necesidad de minería.

Desde entonces las transacciones en criptomonedas de Ripple no han hecho sino aumentar, superando claramente el número de transacciones realizadas por Bitcoin.